10 COSAS QUE NO SABÍAS SOBRE EL CLÍTORIS

En esta publicación quiero desvelaros todos los secretos del clítoris ya que todo el mundo habla de él.

Todxs quieren encontrarlo y estimularlo, pero pocxs conocen todas sus particularidades, por ello hoy os voy a contar 10 cosas que seguro no sabíais sobre este pequeño botón de placer, llamado clítoris.

1. Es el único órgano del cuerpo del ser humano cuya única función es proporcionarnos placer

Todos los órganos de nuestro cuerpo cumplen una función de vital importancia, hay algunos órganos que incluso cumplen más de una función, por ejemplo la vagina sirve tanto para permitir la reproducción mediante la penetración como para dar a luz una vez transcurrido el tiempo de embarazo. Pero solo tenemos un órgano que está ahí con el único propósito de darnos placer, y ese es el clítoris.

2. Es extremadamente sensible, tiene 8000 terminaciones nerviosas

El clítoris a pesar de ser tan pequeño tiene gran potencial para darnos placer, en su pequeño glande tiene concentradas 8000 terminaciones nerviosas, el doble que el glande del pene que tiene 4000, así que ya podéis imaginaros lo sensible que es, ya que al concentrar esta gran cantidad de terminaciones nerviosas en una porción de nuestro cuerpo tan pequeña, su estimulación puede ser extremadamente placentera. 

Pero cuidado, que esto también puede ser un arma de doble filo, existen algunas mujeres a las cuales la estimulación directa del clítoris las incomoda o produce dolor debido a su alta sensibilidad, por ello es mejor estimularlo de forma suave y preguntar a la mujer en cuestión cómo lo está sintiendo para poder adaptarnos a sus necesidades y vivir ambos una experiencia placentera, si te encuentras ante una mujer con alta sensibilidad clitoriana es mejor que estimules el clítoris de forma indirecta, acariciando suavemente sus alrededores o incluso rozándolo suavemente por encima de la ropa interior.

3. Es mucho más de lo que vemos, puede medir hasta 11 cm

Aunque externamente solo podemos ver su glande, que varía de tamaño en función de cada mujer, ya que como especie nos caracterizamos por tener una gran diversidad anatómica,
internamente puede medir hasta 11 cm, sus raíces o brazos se extienden abrazando el primer tercio de la vagina (unos 5 cm), lo que proporciona a esta zona mayor sensibilidad que al resto del conducto vaginal, además cuenta con unos bulbos hechos de tejido eréctil que se hinchan de sangre al excitarnos, apretando aún más este primer tercio de la vagina y aportándonos gran sensibilidad y placer en esta zona. Esto explica que las mujeres sintamos placer con la penetración, ya que si no fuera por el clítoris, la vagina en sí carece de terminaciones nerviosas, y son únicamente el clítoris y el punto G (del que hablaremos en otro post) los responsables de nuestro placer.

4. El clítoris aumenta su tamaño cuando nos excitamos, las mujeres también tenemos erecciones

El clítoris en su totalidad está compuesto de tejido eréctil y cuerpos cavernosos preparados para llenarse de sangre ante estímulos excitantes, por ello al igual que el pene, cuando entramos en la fase de excitación, la sangre se concentra en el clítoris y se produce una erección del mismo, esto provoca que su pequeño glande aumente de tamaño y salga fuera de su capuchón, de esta forma su estimulación y localización será más fácil.

5. Más del 90% de mujeres alcanzan el orgasmo mediante la estimulación clitoriana

Según múltiples estudios y encuestas la estimulación clitoriana es la preferida por las mujeres como forma de alcanzar el orgasmo, muchas de ellas afirman que les es muy difícil e incluso imposible alcanzar orgasmos únicamente con la penetración si no hay estimulación clitoriana. Hay muchos mitos entorno a esta cuestión, algunos de ellos tienen su origen en las declaraciones de Freud, que llego afirmar que existían dos tipos diferentes de orgasmo, el clitoriano, el cuál consideraba propio de mujeres inmaduras sexualmente, y el vaginal, que era para él, el orgasmo que todas las mujeres teníamos que perseguir para considerar que habíamos alcanzado nuestra madurez sexual. Hoy en día aún sigue habiendo muchas dudas respecto a esto, y es normal que en terapia sexual nos encontremos con mujeres que vienen preocupadas por no poder alcanzar el orgasmo con penetración, pero sí con estimulación clitoriana y nos piden ayuda a lxs sexólogxs para poder conseguir el famoso “orgasmo vaginal”. 

Realmente no existen dos tipos de orgasmos, orgasmo solo hay uno y se produce en nuestra mente, lo que existen son diferentes formas de estimulación para alcanzarlo, y la estimulación clitoriana es sin duda la más común, porque como he explicado en este post la vagina carece de terminaciones nerviosas, así que ya sea directa o indirectamente siempre es el responsable de nuestros orgasmos.

6. El clítoris no envejece, ni pierde sensibilidad con el paso del tiempo

Es cierto que la vagina al igual que el resto de nuestro cuerpo envejece con los años, a partir de la menopausia y a medida que llegamos a la tercera edad la vagina pierde elasticidad, sus paredes van haciéndose más finas y el conducto vaginal se estrecha y se acorta en longitud, esto puede hacer que las relaciones sexuales con penetración resulten dolorosas y poco satisfactorias, por lo que debemos adaptar nuestra vida sexual a esta nueva situación, por fortuna el clítoris no envejece, permanece joven y totalmente funcional con el paso del tiempo, incluso puede incrementarse su potencial placentero con la edad, así que siempre podremos recurrir a él, durante toda nuestra vida, para disfrutar de nuestra sexualidad y seguir teniendo orgasmos muy placenteros.

7. Es posible estimularlo de manera indirecta a la vez que practicamos la penetración

Ya que la estimulación del clítoris es clave para llegar al orgasmo, si queremos estimularlo durante el coito podemos practicar las llamadas “posturas puente”, se trata de posturas sexuales que permiten la fricción del clítoris a la vez que se practica la penetración, por ejemplo la mujer sentada arriba puede rozar su vulva contra el cuerpo de su pareja, también hay posiciones que permiten estimular cómodamente el clítoris con las manos a la vez que se penetra, como la de la cucharita.

8. La estimulación conjunta del clítoris y punto G puede provocar la famosa eyaculación femenina o “squirt”

De esto hablaremos de forma más detallada en otro post, pero os adelanto este detalle para que vayáis teniéndolo en cuenta, si estimulamos externamente el clítoris y simultáneamente el punto G en el interior de la vagina (a unos 6cm en la cara anterior de la misma) podemos lograr la eyaculación femenina, también conocida por squirt.

9. Es recomendable estimularlo estando lubricado, con movimientos circulares, caricias o presiones intermitentes

Para que su estimulación sea placentera es necesario lubricar la zona previamente, para ello podemos emplear saliva o lubricación natural, pero si tenemos algún tipo de problema de lubricación lo mejor es tener a mano un buen lubricante de base de agua, los hay con propiedades beneficiosas como aloe vera y vitaminas, que pueden mejorar muchísimo la experiencia. A la hora de estimularlo es mejor hacerlo de forma suave, no ir directos al grano, si no estimular primero los labios menores y mayores, las zonas circundantes y dirigirnos posteriormente al clítoris, estimulándolo mediante movimientos circulares o presiones intermitentes suaves, quiero recalcar que el clítoris no es un “joystick”, estimularlo de forma brusca puede causar dolor.

10. Existe una gran gama de juguetes eróticos creados exclusivamente para su estimulación:

podemos encontrar desde geles con propiedades estimulantes del clítoris que producen sensaciones frio/calor, hormigueo o que potencian la excitación, hasta succionadores de clítoris, vibradores externos, vibradores con doble funcionalidad (para estimular el clítoris y punto G), juguetes que simulan el sexo oral. Hay gran cantidad de productos que nos pueden dar un punto extra a nuestra sensualidad, experimentar nuevas sensaciones y sentir orgasmos más intensos. Os animo a probar alguno de estos productos, hay un mundo entero por descubrir y seguro desearéis repetir y probar mucho más.

Ahora ya conocéis mucho mejor a nuestro pequeño gran aliado, el clítoris, solo os queda poner en práctica todo lo que hemos aprendido con esta publicación. Solo me queda decir ¡HABEMUS CLITORIS!

Adriana Brull Esteve

Adriana Brull Esteve

Psicóloga general sanitaria, sexóloga clínica y terapeuta de pareja. Especialista en promoción de la salud sexual a través de productos eróticos. Asesora Tuppersexpro. Divulgadora de educación sexual a través de redes sociales @seressexuados.

Cerrar menú
×
×

Carrito

ENVÍO GRATIS PEDIDOS SUPERIORES A 30€

En esta página usamos cookies para tu dispositivo. Las cookies son para que la página funcione perfectamente, para generar informes de navegación y para mejorar tu experiencia en la web: guardando tu carrito de compra por ejemplo. Aceptando el uso de cookies nos ayudas a ofrecerte una mejor experiencia dentro de nuestra página. Política de privacidad y cookies