Los tampones íntimos tienen una gran capacidad de absorción. Estan desarrollados y testados clínicamente para que no causen ninguna reacción adversa. Son cómodos de usar y de fácil manipulación. No contienen agentes tóxicos.