Cómo tener sexo anal de manera placentera y segura

El sexo anal es una práctica sexual algo controvertida, por un lado hay quienes lo aman, disfrutan y desean y por otro los que no quieren ni oír hablar de él. 

Aunque sigue siendo un tabú son muchas personas las que lo practican y disfrutan de él, según los estudios entorno a un 36% de las mujeres y un 42% de los hombres lo han practicado.

Practicarlo o no, dependerá siempre del deseo libre de ambas personas, es totalmente lícito negarte a llevar a cabo una determinada práctica si no lo deseas, pero, si lo que te paraliza a la hora de tener sexo anal es el miedo a sentir dolor o a que la experiencia sea desagradable, en este post te damos una serie de pautas para que si decides practicarlo lo hagas de una manera segura y placentera.

1. El sexo anal requiere preparación

Así como la vagina está preparada para la penetración gracias a su elasticidad y lubricación natural, el ano no está tan preparado para esta práctica. Si queremos iniciarnos en el sexo anal tenemos que hacerlo poco a poco, lo ideal es que seamos nosotros mismos los que de forma relajada exploremos esta zona, introduciendo los propios dedos o usando plugs anales de tamaños progresivos

Una vez nos conozcamos mejor, podemos practicar con la pareja de la misma forma, estimulándolo con sus dedos o juguetes eróticos de forma cónica e ir aumentando se tamaño a medida que se va dilatando paulatinamente. Una vez esté suficientemente dilatado se puede procedes a la penetración muy lentamente y sin hacer movimientos bruscos. Es muy importante que la persona este relajada en todo momento, de lo contrario contraerá el esfínter y la práctica resultará dolorosa.

2. Usar gran cantidad de lubricante

El ano, a diferencia de la vagina, no se lubrica de forma natural, lo que provoca que haya mayor fricción durante la penetración y que se puedan producir pequeñas fisuras, causando dolor. 

Para evitar esto, es de suma importancia usar una buena dosis de lubricante tanto en el ano, como en los dedos, pene o juguetes sexuales que se vayan a introducir. Podemos elegir un lubricante de base de agua con propiedades como el aloe vera, ya que este es compatible con juguetes eróticos de silicona y con preservativos, el problema es que se absorbe rápidamente, por ello, si utilizamos este tipo de lubricantes, tendremos que poner mayor cantidad e ir añadiendo más cuando sea necesario. 

La otra opción es utilizar un lubricante de silicona, este tipo de lubricantes son más duraderos, crean una especie de capa protectora muy deslizante que favorece la penetración, y hace mucho más fácil y placentera esta práctica, hay que cerciorarse de que el lubricante de silicona que escojamos sea compatible con el látex, ya que por el contrario podría dañar el preservativo, normalmente no se puede emplear el lubricante de silicona con juguetes sexuales de este mismo material, podría deteriorarlos. 

Existen también lubricantes con efecto anestésico o dilatador que pueden ayudar a la penetración. Hay que evitar el uso de cremas o vaselinas ya que pueden irritar la zona.

3. Siempre con preservativo

Las paredes del ano y el recto son sensibles y se pueden producir pequeñas fisuras con gran facilidad, esto nos expone a bacterias y virus, por ello se dice que el sexo anal es una de las prácticas con mayor riesgo de contracción de Infecciones de transmisión sexual. 

El preservativo además de protegernos del contagio de ITS, también nos ayuda a llevar a cabo esta práctica de forma más higiénica y previene de que partículas fecales puedan entrar en contacto con los genitales pudiéndose producir infecciones.

4. No combinar sexo vaginal y anal sin medidas higiénicas

El ph de la vagina es muy sensible, no es recomendable combinar la penetración anal y vaginal sin haber cambiado el preservativo previamente o haber lavado el pene o juguete erótico, antes de cambiar de una a otra cavidad, ya que esto puede provocar infecciones vaginales o de orina bastante molestas.

5. La comunicación es clave

Para este tipo de prácticas es muy importante que haya una buena confianza en la pareja, la persona que recibe debe controlar la situación, informar a la otra persona de sus sensaciones y marcar el ritmo de la práctica en función de sus necesidades. La otra persona debe estar atenta a las señales de su pareja, ir despacio y escuchar las necesidades del otro.

6. Higiene en el sexo anal

Uno de los miedos más frecuentes es la posibilidad de manchar a la otra persona con restos de materia fecal durante esta práctica. Aunque por habladurías esto pueda parecernos de lo más común realmente no es así, la parte final del colon, el recto, donde se practica la penetración, no suele tener restos de materia fecal, ya que tiende a higienizarse de manera natural. Pero ante todo hay que usar el sentido común, es decir, si has padecido estreñimiento o has estado con el estómago revuelto, puede que no sea el mejor momento para realizar esta práctica. 

La forma más natural de higienizar la zona es cerciorarse de haber ido al baño antes y luego en el bidet limpiar bien la zona con agua o incluso introduciendo un dedo con un poco de jabón neutro para eliminar posibles rastros de residuos. No es necesario utilizar enemas ni hacerse una lavativa antes de practicar sexo anal, pese a que hay gente que lo hace, no hay ninguna necesidad de ser tan escrupulosos, si utilizas preservativo y sigues estos consejos.

7. El sexo anal no causa incontinencia

Hay quienes tienen miedo de que al llevar a cabo esta práctica pueda generarse una incontinencia debido a la dilatación, por lo que me gustaría recalcar que no existe este peligro. El ano se dilata al introducir el pene, dedos o juguetes pero luego vuelve a la normalidad.

8. La estimulación clitoriana favorece el disfrute

Si combinamos la estimulación anal con la clitoriana la experiencia puede ser mucho más placentera, según las encuestas la mayoría de mujeres disfruta más del sexo anal si hay estimulación clitoriana previa y continuada durante la práctica de sexo anal.

9. Al inicio es mejor usar posturas donde la penetración no sea profunda

Una de las mejores posturas para disfrutar del sexo anal es la cucharita, en el caso de parejas heterosexuales, ambas personas se colocan en postura fetal en la cama, estando el hombre detrás, esta postura le permite estimular con sus manos el clítoris a la vez que roza con el pene la zona anal para que se vaya dilatando poco a poco gracias a la excitación, además esta postura permite a ambos controlar la profundidad de la penetración y marcar el ritmo. 

Una vez ya estén más experimentados puede probarse diferentes posturas.

10. En los hombres el punto G se encuentra en el ano

Si es el hombre el que recibe la penetración, podemos estimular con juguetes o nuestros dedos su punto G, que se encuentra en la próstata, lo podemos encontrar a unos 5 cm dentro del recto, en la pared más cercana a los testículos, tiene forma de nuez y su estimulación puede ser extremadamente placentera.

11. Los juguetes eróticos pueden dar un punto extra a la experiencia

Si esta práctica ya se ha convertido en una de tus preferidas y quieres seguir innovando y disfrutando de ella, puedes probar diversos juguetes eróticos diseñados para disfrutar al máximo del sexo anal, por ejemplo, puedes empezar con plugs anales de diferentes tamaños con o sin vibración, o animarte a probar unas bolas tailandesas, estas bolas se introducen en el recto de manera suave y paulatina, y una vez se va a llegar al orgasmo se estira de ellas para sacarlas produciendo una sensación de éxtasis extremadamente placentera.

Si seguís todas estas pautas el sexo anal puede ser una experiencia muy placentera, segura e higiénica, así que si eran estos miedos los que os paralizaban os animo a poner en práctica estos consejos y disfrutar así de una nueva práctica sexual

Adriana Brull Esteve

Adriana Brull Esteve

Psicóloga general sanitaria, sexóloga clínica y terapeuta de pareja. Especialista en promoción de la salud sexual a través de productos eróticos. Asesora Tuppersexpro. Divulgadora de educación sexual a través de redes sociales @seressexuados.

Cerrar menú
×
×

Carrito

ENVÍO GRATIS PEDIDOS SUPERIORES A 45€

En esta página usamos cookies para tu dispositivo. Las cookies son para que la página funcione perfectamente, para generar informes de navegación y para mejorar tu experiencia en la web: guardando tu carrito de compra por ejemplo. Aceptando el uso de cookies nos ayudas a ofrecerte una mejor experiencia dentro de nuestra página. Política de privacidad y cookies