La copa menstrual: Todo lo qué debes saber

La copa menstrual, para las que aún no la conozcáis, es un producto de higiene íntima femenina reutilizable, que consiste en un recipiente de silicona médica que se introduce en la vagina durante la menstruación y recoge el flujo hemático que desprende el útero sin absorber la flora bacteriana vaginal.

Se empezó a fabricar y comercializar en 1930 pero por intereses económicos de las grandes marcas de higiene íntima, no se ha fomentado su uso, de hecho se ha invisibilizado, pero cada vez hay más usuarias que están optando por este método y están haciendo eco de todas sus ventajas.

¿Cuáles son sus ventajas?

Desde mi punto de vista tanto profesional, como personal (ya que soy usuaria de ella desde hace más de dos años), todo son ventajas, pero para que quede totalmente claro os las voy a especificar una por una.

Material hipoalergénico, médico y sin químicos

La copa menstrual está fabricada en silicona médica hipoalergénica, un material seguro que puede entrar en contacto perfectamente con tu vagina sin causarte ningún tipo de reacción alérgica o inflamaciones.
No lleva ningún tipo de químico, a diferencia de los tampones y compresas tradicionales, que contienen rayon muchos de ellos, cloro o dioxin para blanquearlo y ciertos aromatizantes de origen químico, el contacto frecuente de estos productos químicos con el delicado ph de nuestros genitales puede ocasionar irritaciones e infecciones, además a diferencia de los tampones su uso no puede provocar el Síndrome de shock tóxico.
La silicona es un material no poroso, lo que reduce su capacidad de acumular suciedad en esos poros y que puedan ocasionarse infecciones, al contrario que ocurre con otros materiales.

No reseca

La copa menstrual no absorbe el flujo menstrual, sino que lo recoge. Los tampones no dejan pasar la lubricación vaginal, resecan mucho la zona y esto puede producir sensación de incomodez, picores e irritación.

Es reutilizable, económica y ecológica

La copa menstrual puede llegar a durar hasta 10 años, y esto supone varias ventajas, por un lado a nivel económico, puedes encontrar copas de buena calidad por un precio muy reducido, y esta inversión la recuperaras en máximo dos meses, ya que los productos de higiene íntima son excesivamente caros, se calcula que una mujer invertirá alrededor de 2000€ en la compra de productos de higiene íntima a lo largo de su vida fértil, con la copa menstrual, esa cifra se podría reducir a unos 90€.
Por otro lado está el impacto medioambiental que suponen los productos desechables de higiene íntima, según la empresa española Naturcup, cada año se desechan en nuestro país casi 3.000.000.000 de tampones y compresas (en el caso de estas, contienen gran cantidad de plástico que tarda millones de años en descomponerse), el uso de la copa menstrual reduciría de manera increíble la contaminación, teniendo un impacto medioambiental y ecológico muy positivo y necesario.

Puedes llevarla hasta 12 horas

Hasta 12 horas sin ningún tipo de pérdida, te durará el doble de lo que te suele durar un tampón. Es cierto que cada mujer es diferente, unas tienen el flujo menstrual más abundante que otras, por lo que consiste en ir probando cuantas horas es cómodo para ti llevar puesta la copa, lo que es seguro es que aguantará más tiempo que un tampón o compresa, además hay diferentes tallas por lo que puedes ir probando y ver cuál es la que mejor se acopla a tus necesidades.
El hecho de que dure tantas horas nos puede liberar de uno de los miedos o dudas que suscita su uso, que es el hecho de tener que cambiarla en un baño público donde no tengamos un sitio para lavarla tranquila e íntimamente para volver a colocárnosla, pocas veces estamos fuera de casa más de 12 horas, por lo que podemos llevarla hasta una jornada laboral y cambiárnosla cómodamente en casa, igualmente si fuera necesario lavarla en un baño público, tampoco habría grandes problemas, puedes limpiarla con papel o llevar una botellita de agua en el bolso para enjuagarla y listo.

Es extremadamente cómoda

Si la colocas correctamente, no debes notar nada al llevarla puesta, a algunas mujeres les incomoda el palito, y esto se soluciona fácilmente recortándolo un poco, ya que su única función es identificar donde está la copa, y con la práctica no tendrás ninguna dificultad.
Puedes dormir con ella, practicar deporte de alto impacto y bañarte sin ningún tipo de preocupación, nadie notará que la llevas puesta, ni siquiera tiene hilo como en el caso de los tampones.

¿Cómo se utiliza?

Muchas mujeres no se pasan a la copa por miedo a lo desconocido, tienen la sensación de que es demasiado grande, de que no sabrán ponérsela bien, o de que se les puede quedar dentro… os tengo que decir que todo esto son miedos infundados y que es mucho más fácil de lo que parece. Si seguís estos consejos y pasos, no tendréis ningún problema.

1. Esterilizarla

Antes de usar la copa debes esterilizarla para asegurarte de que no tiene ningún microbio que pueda provocar una infección vaginal, para ello solo tienes que hervirla durante unos minutos, puedes hacerlo en un cazo al fuego o en un vaso dejándola unos minutos en el microondas, también existen esterilizadores de la copa, que son vasos de silicona que puedes meter al microondas (ver imagen).
Tendrás que repetir este proceso al principio y final de cada ciclo menstrual, pero no es necesario hacerlo cada vez que te la cambias, durante la menstruación sobra con vaciarla y enjuagarla con un poco de agua y jabón antes de volver a introducirla en la vagina.

2. Introducción en la vagina

Siéntate en el baño, de forma que estés cómoda y puedas acceder a tus genitales con facilidad, dobla la copa de alguna de las formas que se ven en las imágenes siguientes e introdúcela entera suavemente en tu vagina, una vez este dentro la sueltas y ella sola se abrirá y pegará a tus paredes vaginales, creando un efecto vacío que impedirá cualquier tipo de pérdida.

3. Verifica que está bien puesta

Para comprobar que está bien puesta puedes introducir un dedo en tu vagina y redondear el contorno de la copa para verificar que se ha abierto por completo, también puedes tirar muy suavemente del palito, si no sale quiere decir que el efecto vacío se ha producido, y que por tanto está bien colocada.
Si te sientes más segura puedes utilizar un salva slip las primeras veces hasta que le hayas pillado el tranquillo.

4. Extracción

Una vez han trascurrido bastantes horas y quieras cambiarla, siéntate relajada en el baño y aprieta con tu musculatura pélvica hacia afuera (como si fueras a parir), con la mano en tu vagina y notarás como la base de la copa asoma fácilmente, con 3 dedos debes apretar esa base para que se rompa el efecto vacío y poco a poco ir extrayéndola. Una vez fuera viertes su contenido en el baño.

5. Limpiarla

Para limpiarla y volver a introducirla, basta con vaciarla, enjuagarla con agua y un poco de jabón, y secarla con papel. Al final de todo el ciclo menstrual debes volver a esterilizarla y guardarla en la bolsita que incluye.

¿Cómo escoger tu talla?

Normalmente se recomienda la talla S para mujeres que no hayan tenido parto vaginal y que sean menores de 25 años. En el caso de haber tenido parto vaginal se recomienda talla M o L, y si eres mayor de 25 pero no has dado a luz también dependerá de tu flujo menstrual elegir una u otra. Los fabricantes suelen tener guías de tallas también para según que indicaciones.

Espero que este post os haya aclarado vuestras dudas sobre la copa menstrual y os animéis a pasaros a la copa, ¡os aseguro que no os arrepentiréis! Para mí la regla ya no es un problema.

Adriana Brull Esteve

Adriana Brull Esteve

Psicóloga general sanitaria, sexóloga clínica y terapeuta de pareja. Especialista en promoción de la salud sexual a través de productos eróticos. Asesora Tuppersexpro. Divulgadora de educación sexual a través de redes sociales @seressexuados.

Cerrar menú
×
×

Carrito

ENVÍO GRATIS PEDIDOS SUPERIORES A 45€

En esta página usamos cookies para tu dispositivo. Las cookies son para que la página funcione perfectamente, para generar informes de navegación y para mejorar tu experiencia en la web: guardando tu carrito de compra por ejemplo. Aceptando el uso de cookies nos ayudas a ofrecerte una mejor experiencia dentro de nuestra página. Política de privacidad y cookies